Economía de Brasil

Brasil cuenta con una superficie 8.514.877 Km2 y una población de 190,73 millones de personas. Este país está situado en el nordeste de América Latina y ocupa la mayor parte de la costa atlántica del continente suramericano.

Su capital es Brasilia, y sus principales ciudades son São Paulo, Rio de Janeiro, Belo Horizonte, Curitiba, Manaus, Recife y Porto Alegre.

Con un PIB de 2,28 billones de dólares en 2011, Brasil se ha convertido en la sexta potencia mundial, superando a multitud de países que se consideran más desarrollados.

La República Federativa de Brasil es considerada, en el ámbito internacional, como una superpotencia emergente, debido a su contingente poblacional y a su crecimiento económico.

Desde el año 2001, con la creación de la sigla BRIC (acrónimo de Brasil, Rusia, India y China), este extenso país sudamericano pasó a ser un importante actor en el escenario mundial, atrayendo inversiones, dinamizando sus exportaciones, y teniendo cada vez más presencia e influencia en los foros internacionales.

Esta economía se basa principalmente en el sector terciario (servicios, 67% del PIB), seguido del sector secundario (industria, 27% del PIB). El sector primario, representado principalmente por la agricultura, la ganadería y la pesca, alcanza únicamente el 6% del PIB.

La crisis económica internacional de 2008 derivó en un brusco enfriamiento de la economía brasileña, poniendo fin a 5 años de fuerte crecimiento (4,8% entre 2004 y 2008). Para hacer frente a la crisis, el gobierno aplicó una política monetaria expansiva, recortando los tipos de interés hasta el 8,75%, nivel históricamente bajo. Como consecuencia directa de la aplicación de esta política, se disparó el consumo interno y la economía brasileña tuvo un crecimiento de un 10,5% durante el segundo semestre de 2009, y del 7,49% a lo largo de 2010. Sin embargo, la progresiva retirada de las políticas expansivas ha perjudicado el crecimiento de 2011, que ha pasado a ser del 2,7%.

Por sectores, en 2011 el sector primario creció un 6,5%, el sector secundario lo hizo en un 10,1% y, finalmente, el sector terciario creció un 5,4%.

Garantizar una inflación bajo control es la principal preocupación de las autoridades económicas brasileñas. La aplicación de políticas monetarias restrictivas, unidas a una política fiscal contractiva permitieron controlar los niveles de precios. Así pues, se pasó de una inflación del 7,6% en 2004, ha una inflación del 3,14% en 2006. Sin embargo, la fuerte expansión de la demanda interna ha generado una inflación del 5,91% en 2010 y 6,5% en 2011, niveles muy superiores a lod objetivos de inflación del gobierno, situados en el 4,5%.

Por su parte, la tasa de paro se ha venido reduciendo desde el 13,8% en 2004 hasta el 5,7% en 2011, mientras el PIB per cápita ha crecido hasta superar los 10.900 dólares.

En lo que respecta al estado de las cuentas públicas, en 2011 el déficit público se sitúa en el 2,61% y la deuda financiera neta en el 36,4% del PIB.

Socios comerciales:

Principales clientes comerciales: China (17,31%), EEUU (10,13%), Argentina (8,87%), Países Bajos (5,33%), Japón (3,70%) y Alemania (3,53%).

Principales proveedores: EEUU (15,13), China (14,49%), Argentina (7,47%), Alemania (6,72%), Corea del Sur (4,46%) y Nigeria (3,71%).

 * Importaciones y exportaciones sobre el total en %.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>