Economía de China

Con una superficie de 9.596.961 Km2 y una población de 1.347,35 millones de personas, China se sitúa en el este de Asia, en la costa occidental del Pacífico.

Sus principales ciudades son Shanghai, Tianjin, Chongquing, Wuhan, Guangzhou y Pekin, que es también la capital del país.

La economía china es la principal economía emergente y la tercera más importante del mundo en relación con su Producto Interior Bruto (5,25 billones de euros en 2011).

* PIB a precios constantes, base 2006.

Esta economía se basa principalmente en el sector secundario (industria, 46,8% del PIB), seguido del sector terciario (servicios, 43,1% del PIB). El sector primario, representado principalmente por la agricultura, la ganadería y la pesca, alcanza el 10,1% del PIB.

En 2011, con unas exportaciones de 1,42 billones de euros y unas importaciones de 1,3 billones de euros, alcanzó una tasa de cobertura (Exportaciones x 100 / Importaciones) del 108,89%.

La población activa representa aproximadamente el 60% del total. Si nos fijamos en la población trabajadora, el 36,7% está empleada en el sector primario, el 28,7% en el secundario y el 34,6% en el terciario.

Según datos oficiales el desempleo se situó en 2011 en un 6,5%. Sin embargo, debido a deficiencias (en comparación con estadísticas occidentales) en los métodos de estimación y muestreo, se cree que la cifra real de desempleo pueda ser mayor.

La población urbana china supone un 47% del total, muy lejos de la media de los países desarrollados, que se sitúa en el 85%. El trasvase de trabajadores del sector agrícola al sector industrial y al de servicios, ha permitido un crecimiento muy importante de las ciudades, de la productividad industrial, de la renta disponible, de la clase media y, en consecuencia, un aumento de la demanda interna. Además, el rápido desarrollo económico de las zonas costeras del este de china, a incrementado seriamente las diferencias de renta en comparación con las zonas rurales del interior.

Las autoridades han ido abriendo la economía china a la inversión y a una mayor participación del país en los mercados extranjeros. La economía china se ha caracterizado en las últimas décadas por un rápido desarrollo económico, impulsado principalmente por la inversión y las exportaciones.

 

Socios comerciales:

Principales clientes comerciales: EEUU (17,08%), Japón (7,76%), Corea del Sur (4,36%), Alemania (4,02%), Holanda (3,13%) e India (2,66%).

Principales proveedores: Japón (11,16%), Corea del Sur (9,28%), Taiwán (7,17%), EEUU (6,79%), Alemania (5,32%) y Australia (4,65%).

* Importaciones y exportaciones sobre el total en %.

 

Principales productos importados y exportados sobre el total:

Exportados: Máquinas, aparatos mecánicos y materiales eléctricos (23,49%); reactores nucleares y calderas (18,63%); y prendas y complementos de vestir (7,54%).

Importados: Máquinas, aparatos mecánicos y materiales eléctricos (20,15%), Combustibles y aceite mineral (15,7%); y reactores nucleares y calderas (11,44%).

* Importaciones y exportaciones sobre el total en %.

 

Desde que en 1979 se estructurase el plan de reforma y apertura, se han ido liberando progresivamente las inversiones extranjeras y creando un marco legal acorde. Estos flujos han supuesto para China tanto una fuente de divisas, como una forma de acceso a la tecnología de países más avanzados. En 2011 la Inversión Extranjera Directa (IED) ascendió a 116.011 millones de dólares estadounidenses, situando a China como el segundo receptor de IED del mundo, tan sólo por detrás de Estados Unidos. La llegada de capital extranjero, junto con el gran volumen de exportaciones, han contribuido al rápido desarrollo económico del país.

Tras varios años de crecimiento del PIB superiores al 10% anual, la economía china creció “solo” un 9,2% en 2011, año dedicado a las medidas contra la inflación que perseguían un doble objetivo: moderar el IPC y prepararse ante un incierto 2012. Así pues, para este año 2012 se ha fijado una tasa de crecimiento del 7,5%, inferior a la de otros años, y se prevé un ritmo moderado en la producción industrial, inflación, inversión en activos fijos, así como en las ventas minoristas.

Sin lugar a dudas, el sector financiero es uno de los que plantean mayores desafíos de cara a la evolución futura de la economía china: los cuatro grandes bancos estatales afrontan créditos de dudoso cobro que suponen un porcentaje elevado de sus activos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>