¿Invertir en participaciones prefe­rentes?

Las participaciones preferentes (PPR) son valores emi­tidos por una sociedad que no confieren partici­pación en su capital ni derecho de voto. Tienen carác­ter perpetuo y su rentabilidad, generalmente de ca­rácter variable, no está garantizada.

Se trata de un instrumento complejo y de riesgo ele­vado que puede generar rentabilidad, pero también pérdidas en el capital invertido.

Con independencia de su carácter perpetuo, el emisor, tratándose de una entidad de crédito, suele reservarse el derecho a amortizarlas a partir de los cinco años, previa autorización del Banco de España.

¿Se pueden vender las PPR en el mercado?

Las PPR no cotizan en Bolsa. Se negocian en un mercado organizado, incluso pueden contar con un contrato de liquidez. No obstante, su liquidez es limitada, por lo que no siempre es fácil deshacer la inversión.

¿Se puede perder el capital invertido en PPR?

Sí. Según la situación del mercado, del emisor y las condiciones financieras del producto, su valor puede ser inferior al que pagó al adquirirlas, por lo que el inversor podría sufrir pérdidas.

¿Qué rentabilidad ofrecen?

Las PPR tienen una remuneración generalmente fija en un pri­mer periodo y variable durante el resto de vida del producto.

Dicha remuneración está condicionada a la obtención de be­neficios distribuibles por parte del emisor o de su grupo y no es acumulable, es decir, si no se percibe en un periodo, el inversor pierde el derecho a recibirla.

¿Qué gastos conlleva la inversión en PPR?

Los siguientes costes pueden incidir de forma significativa en la rentabilidad de la inversión:

• El precio de compra o de venta puede llevar implícitas comisiones a favor de su entidad financiera.

• Las operaciones de compra-venta también pueden conllevar comisiones de intermediación. Además, la inversión en PPR conlleva gastos de adminis­tración y custodia.

¿Y en caso de insolvencia del emisor?

A pesar de que se las denomina “preferentes”, las PPR se sitúan en el orden de recuperación de los créditos:

• por detrás de todos los acreedores comunes y subor­dinados,

• por delante de las acciones ordinarias (y de las cuotas participativas en el caso de las cajas de ahorros),

• al mismo nivel que el resto de PPR emitidas o que pu­diera emitir en un futuro el emisor.

Algunos aspectos importantes:

• Su entidad debe informarle sobre las características, riesgos y costes del producto. Solicite y consulte con atención el folleto de la emisión y su resumen.

• Analice las condiciones financieras del producto y com­párelas con las de otros productos similares o sustitutivos.

• Tómese el tiempo necesario para decidir con co­nocimiento, sin precipitación ni bajo presión.

• Lea atentamente la información. No firme ningún docu­mento sin aclarar todas sus dudas ni cuando considere que alguna cláusula no responde a la realidad o le puede perjudicar.

• Solicite la información por escrito y consérvela para su mejor control y facilitar, en caso de que se presente algún problema, su reclamación.

• Su entidad se asegurará de que el producto es ade­cuado a sus conocimientos y experiencia previa para valorar correctamente su naturaleza y riesgos. Es el test de conveniencia.

• Si su entidad le ha asesorado, o gestiona su cartera, se asegurará de que el producto se ajusta también a sus objetivos y situación financiera. Para ello, realizará el test de idoneidad.

 

Fuentes:
  • CNMV

Volver a Guías de Inversión