Productos de ahorro

La diferencia entre ahorro e inversión es la incertidumbre o riesgo. Ahorrar significa no gastar el dinero que ganamos para ir acumulándolo, en cambio invertir significa arriesgar parte del dinero que hemos ahorrado con el deseo de ganar más a cambio.

Los productos de ahorro más utilizados son los depósitos a plazo y las cuentas corrientes remuneradas o depósitos a la vista.

Estos productos no tienen prácticamente ningún riesgo, hasta el límite de 100.000 euros por titular y entidad, en los depósitos constituidos en entidades financieras autorizadas por el Banco de España. Estos 100.000 euros los cubriría un Fondo de Garantía en el caso de que la entidad no pudiera hacer frente a sus obligaciones.

 

Depósitos a plazo

Los depósitos a plazo son productos que ofrecen las entidades de crédito. Consisten en aportar una cantidad de dinero que la entidad devolverá transcurrido el plazo pactado, junto con los intereses correspondientes. Los intereses se pueden abonar con periodicidad mensual, trimestral, o al vencimiento del depósito, según las condiciones acordadas.

Tipo de interés:

El tipo de interés es el precio que paga una entidad de crédito a cambio de prestarle una cantidad de dinero determinada. El interés puede ser fijo, si no varia a lo largo del plazo del depósito, o variable, cuya cuantía o cobro dependerá de si se cumplen o no las condiciones estipuladas en el contrato.

Normalmente, en el contrato aparecerá el tipo de interés nominal, pero a la hora de diferenciar entre varias ofertas, es preferible utilizar la TAE (Tasa Anual Equivalente), que indica la rentabilidad efectiva de un depósito.

Fecha de vencimiento:

En la mayoría de depósitos para disponer de nuestro dinero antes de la fecha de vencimiento, es necesario soportar una penalización o una comisión por cancelación anticipada. Sin embargo, hay algunos que ofrecen ventanas de salida cada cierto tiempo para poder disponer del dinero sin penalización durante unos días concretos.

Renovación:

Una vez vencido el plazo, algunos depósitos se renuevan automáticamente al tipo de interés vigente en ese momento, por lo que deberá estar alerta cuando se acerque la fecha de vencimiento, para informarse sobre las condiciones de renovación, y así tomar la decisión más conveniente en cada caso.

Comisiones y gastos:

Depende de la entidad con la que contrate el depósito, le podrán cobrar comisiones por apertura del depósito, por administración o funcionamiento de la cuenta, por mantenimiento de la cuenta asociada al depósito y por cancelación anticipada del depósito.

Fiscalidad:

Los intereses recibidos tributarán en la base imponible del ahorro como rendimientos del capital mobiliario. Desde el 1 de enero de 2012 el tipo impositivo aplicable es el 21% hasta los 6.000 euros, el 25% entre los 6.000 y los 24.000 euros y el 27% para las rentas que superen los 24.000 euros.

Ventajas e inconvenientes:

La mayor ventaja que ofrecen los depósitos a plazo es la seguridad de recuperar el capital y de cobrar el interés acordado. Por el contrario, la mayor desventaja es que normalmente ofrecen una remuneración inferior a la que podríamos conseguir con otros productos de inversión.

 

Cuentas corrientes remuneradas o depósitos a la vista

Las cuentas corrientes remuneradas o depósitos a la vista son productos bancarios en los que puede ingresar dinero, comprometiéndose la entidad a devolvérselo en el momento que usted lo solicite sin penalización.

La mayor ventaja de estas cuentas es que ofrecen rentabilidad, seguridad y total disponibilidad de su dinero. Las mejores ofertas de este tipo de cuentas actualmente se tienen que contratar por internet. Además muchas no cobran comisiones ni gastos de mantenimiento.

La mayor deventaja es que normalmente la rentabilidad que ofrecen es bastante baja. Además, la mayoría de ellas no permiten el mismo nivel de operatividad que las libretas y cuentas corrientes normales, por lo que tendrá que tener otra cuenta para domiciliaciones de nóminas y recibos, asociar tarjetas de débito o crédito, etc.

Estas cuentas son utilizadas normalmente para tener un dinero a mano por si le hace falta en caso de necesidad, o en el caso de que en un momento determinado no haya ningún producto de inversión que le interese, pero desee mantener intacta su capacidad de compra por si surgieran buenas oportunidades de inversión. De esta forma, gracias a la rentabilidad de la cuenta, su dinero no perderá mucho valor.

Fuentes:
  • Elaboración propia

Volver a Guías de Inversión