¿Qué es una estafa piramidal?

Una estafa piramidal es un esquema de negocios que se basa en que los inversores originales se encargan de captar a nuevos inversores, y así sucesivamente, con el objetivo de que los nuevos participantes produzcan beneficios a los participantes originales. El nombre de pirámide se da porque se requiere que el número de participantes nuevos sea superior a los ya existentes.

Esta estafa se basa en el esquema Ponzi que puso en práctica en los años 20 el estafador italiano Carlo Ponzi.

¿Quién fue Carlo Ponzi?

Carlo Ponzi era un emigrante italiano de bajos recursos que llegó a Estados Unidos en 1920. Al poco tiempo descubrió, gracias a un correo que recibió de España, que los cupones de respuesta internacional de correos se podían vender en Estados Unidos más caros que en el extranjero, por lo que el tipo de cambio terminaría por producir beneficios. Así pues, una vez que se esparció el rumor, muchos decidieron no quedarse fuera del negocio y apoyaron a Ponzi con capital.

No obstante, Carlo Ponzi no utilizó estos recursos para comprar cupones, sino que los utilizó para pagar rentabilidades de hasta el 100% en 3 meses utilizando el capital de los nuevos inversores para pagar a los iniciales, y así sucesivamente.

La noticia de altas rentabilidades sin riesgo se empezó a difundir, y el promedio de inversiones comenzó a crecer. Ponzi contrató agentes y pagó generosas comisiones por la captación de nuevos inversores y de mayores recursos. En febrero de 1920, Ponzi obtuvo unos 5.000 dólares, y en marzo ya tenía 30.000, una gran suma en ese tiempo.

A medida que se esparcían las bondades del negocio mediante el sistema del boca a boca, Ponzi captaba los recursos de nuevos inversores, que a su vez atraían a otros nuevos, de manera que en mayo de 1920 había logrado recaudar unos 420.000 dólares y, para julio de ese mismo año, ya controlaba millones de dólares.

En agosto de 1920 los bancos y medios de comunicación del país declararon a Ponzi en bancarrota, descubrieron la estafa y éste fue enviado a la cárcel. Muy pronto el sistema cayó y los inversores perdieron su dinero.

¿Cómo podemos detectar una estafa piramidal?

En toda estafa piramidal suele darse una serie de características que nos pueden hacer, si no detectar, al menos intuir que se pueda tratar de un timo. Para evitar que nuestro dinero acabe en manos de estafadores, nuestros mayores aliados son la desconfianza y el sentido común. A continuación expongo una serie de claves que pueden ayudar a los inversores a intuir si se encuentran ante una de estas estafas:

1. Ofrecen una rentabilidad por encima de la del mercado: Es necesario ofrecer una suculenta rentabilidad (duros a 4 pesetas) para poder captar a nuevos incautos.

2. Ofrecen rentabilidades carentes riesgo: En el mundo de las inversiones, por las leyes de la oferta y la demanda existe una relación directa entre rentabilidad y riesgo, por lo que, en circunstancias normales, una alta rentabilidad debe exigir un alto nivel de riesgo.

3. Ofrecen comisiones por captar nuevos inversores: Suelen ofrecer una rentabilidad extra o comisión a aquellos inversores que a su vez consigan captar a nuevos inversores.

4. Las inversiones son ofrecidas por personas de confianza: Este punto se deriva del punto anterior. Estas personas de confianza, o incluso familiares, que nos pueden ofrecer el producto de inversión, suelen desconocer que se trata de una estafa, por lo que nos lo ofrecen sin mala intención y con la convicción de que nos están haciendo un favor.

5. Los inversores cobran lo prometido: El hecho de que los inversores estén cobrando lo prometido no implica que no se trate de una estafa. Así pues, en la primera fase del proceso todos los inversores obtienen la rentabilidad esperada y, a aquellos que desean desinvertir, se les devuelve su dinero sin ningún problema. Con esto se espera conseguir aumentar el nivel de credibilidad del timo de cara a captar nuevos inversores.

Fuentes:
  • Elaboración propia

Volver a Guías de Inversión