¿Qué son los productos derivados?

Los productos derivados son instrumentos financieros cuyo valor deriva de la evolución de los precios de otros activos denominados activos subyacentes. Los subyacentes utilizados pueden ser muy variados: acciones, cestas de acciones, valores de renta fija, divisas, tipos de interés, índices bursátiles, materias primas y productos más sofisticados, incluso la inflación o los riesgos de crédito.

Pero ¿qué se esconde detrás de esta definición? El quid de la cuestión radica en la forma en que se deriva el precio y en la naturaleza de la transacción a la que da lugar este instrumento. Es decir, cómo y cuándo se lleva a cabo el intercambio del activo por su valor o precio en dinero.

En las operaciones habituales de contado o spot, como por ejemplo cuando vamos al supermercado, el intercambio del producto por su precio se realiza en el momento del acuerdo. Sin embargo, un derivado es un pacto cuyos términos se fijan hoy pero, y aquí está la diferencia, la transacción se hace en una fecha futura.

Esta idea de acordar una compraventa que se materializará al cabo de un cierto tiempo tiene tanta antigüedad como el comercio mismo; en los mercados financieros holandeses del siglo XVII ya se negociaban contratos derivados cuyo activo eran los bulbos de los tulipanes. Paralelamente, en Japón se desarrollaban los primeros mercados organizados en los que se concertaban contratos que conllevaban la entrega futura de arroz. El hecho de poder conocer cuál sería el precio a cobrar o pagar por una cosecha reportaba, tanto al productor como al comprador, afrontar el futuro con mayor tranquilidad. En estos ejemplos, tanto los bulbos como el arroz son el activo subyacente.

No es hasta el siglo XIX cuando nace en Chicago el primer mercado de derivados moderno, en el que aún hoy en día se negocian contratos cuyos activos son el trigo y el maíz. Con posterioridad se ampliaron a otros subyacentes y se crearon en otros países mercados organizados sobre mercancías. En 1973, también en Chicago, se creó el primer contrato que permitía asegurar un tipo de cambio para una fecha futura; es, pues, el nacimiento del derivado financiero. A éste le siguieron otros derivados que permiten la compraventa de activos financieros como acciones, bonos, índices, tipos de interés, etc., en un momento posterior a la fecha del acuerdo.

Por tanto, en general, los productos derivados sirven para trasladar el riesgo de unos agentes (que desean venderlo) a otros (que quieren adquirirlo), lo que permiten usarlos con finalidades opuestas.

 

Tipos de productos derivados

1. Productos derivados.

Negociados en mercados regulados:

• Futuros y opciones financieras (MEFF)1 y no financieras (MFAO)2.

• Warrants.

Entidades a través de las cuales se pueden contratar:

• Sociedades y Agencias de valores.

• ESI‘s3 extranjeras autorizadas.

• Entidades de crédito nacionales.

• Entidades de crédito extranjeras autorizadas.

 

2. Productos derivados OTC.

Productos negociados en mercados secundarios OTC4:

• Contratos a plazo (forwards).

• FRAs5.

• Permutas financieras (swaps).

• Opciones.

• …

Entidades a través de las cuales se pueden contratar:

• Sociedades y Agencias de valores.

• ESI‘s3 extranjeras autorizadas.

• Entidades de crédito nacionales.

• Entidades de crédito extranjeras autorizadas.

 

3. Productos estructurados.

Negociados en mercados regulados:

• Certificados.

• Turbowarrants.

• …

Negociados en mercados no regulados:

• Derivados de crédito6

Entidades a través de las cuales se pueden contratar:

• Sociedades y Agencias de valores.

• ESI‘s3 extranjeras autorizadas.

• Entidades de crédito nacionales.

• Entidades de crédito extranjeras autorizadas.

 

4. Otros productos no negociables.

• De Naturaleza Mixta Mixta.

• Contratos Financieros Atípicos (CFAs).

Entidades a través de las cuales se pueden contratar:

• Entidades de crédito nacionales.

• Entidades de crédito extranjeras autorizadas.

 

1. Mercado Español de Productos Financieros Derivados.
2. Mercado de Futuros del Aceite de Oliva.
3. Empresas de servicios de inversión.
4. Over the Counter: productos negociados en mercados no oficiales.
5. Forward rate agreement.
6. Actualmente en España no se comercializan a inversores minoristas.

 

 

Fuentes:
  • CNMV

Volver a Guías de Inversión