¿Y si invertimos en dominios?

Una modalidad de inversión que todavía no es muy conocida en España es la que se refiere a la compra-venta de dominios web. ¿En qué consiste esta inversión? ¿Es rentable? ¿Qué es un paking de dominios? A lo largo de este artículo conoceremos la respuesta a estas preguntas y a otras muchas.


¿Qué es un dominio web?

Para poder crear una página web es necesario contar con 3 elementos:

• El software: Se refiere a la aplicación informática que podremos ver a través de Internet.

El dominio: Es el nombre que el usuario deberá escribir en el navegador para acceder a la web. Por ejemplo, el dominio de esta web es “losinversores.es”. Únicamente podemos suscribir dominios que no se encuentren en posesión de otros usuarios y que no sean nombres de empresas ya registradas, salvo que se trate de nuestra propia empresa. El coste de adquirir un dominio varía de un proveedor a otro. No obstante, para que podáis haceros una idea, el coste del dominio de esta web es de unos 10 € anuales (IVA incluido).

El hosting: Para que la web quede alojada en la nube es necesario contratar un servicio de hosting. Esto no es más que un servidor, propiedad de nuestro proveedor, en el que se alojará nuestra web. Su coste dependerá de la empresa con la que lo contratemos y de la capacidad y los recursos requeridos.


¿En qué consiste la inversión en dominios web?

La idea consiste en adivinar cuales serán los dominios más demandados en el futuro, comprarlos primero, y revenderlos posteriormente a un precio superior. Las personas que se dedican a este tipo de negocio se conocen como “domainers”. Estos inversores suelen tener en cartera cientos o incluso miles de dominios web estratégicamente seleccionados.


Top 10

A continuación os mostraré los 10 precios más altos a los que se ha logrado a vender un dominio a lo largo de la historia:

  1. Sex.com: 13.000.000 $
  2. Hotels.com: 11.000.000 $
  3. Fund.com: 9.999.950 $
  4. Porn.com: 9.500.000 $
  5. Fb.com: 8.500.000 $
  6. Diamond.com: 7.500.000 $
  7. Beer.com: 7.000.000 $
  8. Casino.com: 5.500.000 $
  9. Slots.com: 5.500.000 $
  10. Toys.com: 5.100.000 $

Todos estos dominios fueron suscritos en un primer momento por alguien que pago por ellos unos 10€. Como podéis ver, estas personas tuvieron la posibilidad de hacer un buen negocio.


¿Qué es una extensión de dominio?

Cuando hablamos de una extensión de dominio (o dominio de nivel superior) nos estamos refiriendo a la parte del nombre de dominio que se inicia a partir del punto. Por ejemplo “.es” o “.com”.

La extensión de dominio clasifica a los dominios en diversas categorías y proporciona información al usuario sobre el país de origen de la web, la finalidad de la misma o el idioma utilizado. Es importante tener en cuenta que el precio de un mismo nombre de dominio con distinta extensión puede variar enormemente. La extensión de dominio por la que más dinero se suele pagar es “.com”.

Dependiendo de cual sea su extensión, los dominios web pueden ser de 2 tipos:

Genéricos: Son las extensiones que nos informan sobre aquello a lo que se dedica una web. Por ejemplo: .com (web genérica) , .net (servicios de Internet) , .org (organizaciones), .info (servicios de información), …

Regionales: Son las extensiones que identifican la región de procedencia. Por ejemplo: .es (España), .eu (Europa), .fr (Francia), .it (Italia), .us (USA), …


¿Qué es el parking de dominios?

El parking de dominios consiste en un contrato a través del cual una empresa nos paga un precio a cambio de introducir una web en nuestro dominio. Esta web es muy simple y está compuesta básicamente de publicidad y enlaces a otras webs relacionadas con la temática del dominio. Nuestros ingresos por este concepto suelen estar relacionados con el número de clics que hagan los usuarios que nos visiten sobre los enlaces o la publicidad.

Los domainers suelen utilizar el parking de dominios para rentabilizar los dominios web que tienen en cartera a la espera de ser vendidos. Los ingresos obtenidos de cada dominio “aparcado” dependerá de la calidad del nombre de dominio.


¿Qué plataforma podemos utilizar para operar en el mercado de dominios?

La mayor plataforma mundial en lo que se refiere a dominios y usuarios es SEDO (sedo.com). A través de su web es posible comprar y vender multitud de dominios. Además, también podemos subastarlos, contratar un parking de dominios y muchas cosas más. Lo mejor es que entréis en la web y veáis por vosotros mismos todos los servicios que esta empresa puede ofreceros.


¿Por qué invertir en dominios web?

1. No es posible tener una web sin disponer de un dominio.

2. La calidad del nombre utilizado en el dominio es un aspecto muy relevante con respecto al éxito o al fracaso de una web.

3. El crecimiento exponencial del uso de Internet y la especulación prácticamente han acabado con los mejores dominios. Actualmente, ya no podemos encontrar dominios .com de 4 letras y, dentro de poco, para poder encontrar un dominio válido será necesario escribir una frase entera.

4. El coste relativo de un dominio es extremadamente bajo en comparación con los precios medios de venta que se dan en el mercado.


¿Cuales son los riesgos de invertir en dominios?

1. Se trata de un negocio muy volátil, poco líquido y con gran incertidumbre. El precio de venta de un dominio se basa únicamente en el interés por él de un grupo reducido de personas. Al menos el 95% de los dominios que tengamos en cartera no los conseguiremos vender. Con los ingresos percibidos de aquellos dominios que logremos vender, deberemos cubrir todos los costes de contratación anual, pagar impuestos y comisiones y obtener un beneficio razonable en base al riesgo asumido.

2. Invertir en dominios web es un arte. Aquí no se trata de adquirir dominios “a lo loco”, y ya me los comprarán. Cuando una empresa paga un precio por un dominio, éste ha de ser razonable en base a los beneficios directos e indirectos que se espera que se deriven de tal operación. Así pues, la mayor parte de los dominios que existen en el mercado no generan ningún valor para las empresas y su precio de venta debería de ser 0.

3. Continuamente van apareciendo más extensiones de dominios que empujan los precios a la baja. ¿Por qué pagar 10.000 € por un dominio con extensión .com, si podemos contratar el mismo dominio con otra extensión por 10 €? ¿Qué ocurriría si la extensión .com dejara de ser el estándar internacional?

4. Soy una persona pesimista por naturaleza. Siempre pienso en lo peor y me preparo por si acaso. Esa actitud me ha evitado muchos problemas. Y es que, ¿a alguien se le ha ocurrido pensar qué pasaría si apareciese en el mercado un nuevo sistema de dominios no basado en texto escrito? Lo que ocurriría es que aquellos dominios que se están vendiendo por millones de euros pasarían a no valer absolutamente nada. Actualmente, mediante el código BIDI es posible entrar en una web sin conocer el nombre de su dominio. Si bien es cierto que este código no sustituye al dominio en sí, tal vez nos esté dando pistas sobre el futuro de Internet.


¿Es rentable invertir en dominios?

En mi opinión, la respuesta a esa pregunta es: depende. Si nuestra intención es invertir ingentes cantidades de dinero con intención de adquirir buenos dominios para después intentar venderlos por millones de euros, pienso que esto es como si nos pusiéramos a invertir en boletos de lotería. Esta práctica no sería una inversión, sino que más bien se trataría de ludopatía y especulación (de la que acaba mal). Además, al igual que ocurre con el arte, el mercado de dominios tiene características que facilitan la formación de burbujas especulativas, lo cual se debe a la dificultad que existe para conocer el verdadero valor de un dominio.

Por otro lado, si emprendemos un tipo de inversión más racional, somos austeros en nuestras inversiones, y tenemos talento para adivinar cuales serán los dominios que requerirán las empresas en el futuro, creo que puede llegar a ser un negocio rentable. De todas formas, si deseamos invertir en dominios, antes de realizar ninguna inversión es de vital importancia que tengamos en cuenta las comisiones (mínimo 10% sobre el precio de venta) y los impuestos (entre el 21% y el 27% según el nivel de beneficios).

Fuentes:
  • Elaboración propia

Volver a Guías de Inversión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>